martes, 3 de agosto de 2010

The Grandma who stare at goats


 "The Grandma who stare at goats"

Paseando una tarde con mi hermano mayor por las calles de Chiii tuve la ocasión de conocer a un personaje que me resultó cuanto menos peculiar. Mientras subíamos la cuesta que procedía de su casa me dijo: mira, hoy vas a conocer a "la abuela de las sorpresas".

Al igual que vosotros yo no entendí nada... hasta que la vi. En principio se trataba de la típica señora de pueblo que coge su sillica y se sienta al fresco en la puerta de su casa pero esta era diferente. Tenía los ojos abiertos como platos y en su boca se podría colar cualquier mosca con total tranquilidad. Con esa expresión catatónica nos seguía sin perder la atención, como si estuviera contemplando algo totalmente insólito. La saludamos pero no dijo nada, siguió así, mirándonos atentamente con la boca abierta.

Ante tal comportamiento mi reacción fue quedarme petrificada. Su exagerada muestra de atención me tuvo tan intrigada que consiguió hipnotizarme, mil pensamientos pasaban por mi cabeza: estará enferma esta señora, tendré monos en la cara, la habrán abducido los extraterrestres o será un extraterrestre disfrazado, a lo mejor ni siquiera es una señora y es un animatronic para alguna peli de terror... Un capón de mi hermano me hizo reaccionar y continuar mi camino.

Tiempo más tarde vi esa peli que se llama "Los hombres que miraban fijamente a las cabras" y lo entendí todo...

¡Ey, que está basada en hechos reales! :P

Miriam Rodríguez

2 comentarios:

  1. Jajajaja Me suena esa historia... una vez más una sonrisa en mi cara tras leer tu blog.
    La abuela es tal como me imaginaba.
    Un beso desde Tenerife.

    ResponderEliminar
  2. Típica dona de poble, de les que fan coques dolçes i paella els diumenges XD

    PD: Pues lo del animatronic, tal y como está el panorama, yo casi me lo hubiera creído... xD

    ResponderEliminar