martes, 17 de diciembre de 2013

Una libreta cuadrada: "We come in peace"

Mirilustra


No lo puedo evitar, a mi estas fechas me ponen de mala leche.
Mucha paz, mucho amor, muchos buenos deseos,... pero luego hay una chica llorando en un tren abarrotado de gente y nadie se atreve ni tan siquiera a ofrecerle un pañuelo.

También me crispan las ONGs que, en esta época del año, cada dos pasos te asaltan por la calle (literalmente). Se ve que el resto del año no hay gente pasando penurias en el mundo.

Luego está el hecho de que haya tanta gente pidiendo en la calle como comprando compulsivamente en las tiendas. A parte de esto y sin dejar de hablar del tema, el viernes pasado me sucedió algo muy curioso: en menos de media hora, en dos lugares distintos de Valencia, cuatro personas se me acercaron para ver si les podía "dejar 30 céntimos". Esto me suena irremediablemente a aquello de: "Perdona, me he quedado sin gasolina...", así que al final les das el poco dinero que te queda intentando no pensar si te están tomando el pelo o si realmente estás ayudando a alguien.

Tanta paz, tanto amor y tantos buenos deseos solo para dar rienda suelta al egoísmo, al afán consumista y al oportunismo de la gente. Así como no voy a estar de mala leche?!

1 comentario: